jueves, 27 de diciembre de 2012

Los Santos Inocentes


Nunca me gustaron las pajaritas. No me preguntéis por qué, pero tengo un sueño recurrente en el cual yo con 2 años me levanto en medio de la noche y veo a mi madre en el salón metiéndole billetes de cinco mil pesetas en el tanga a un boy que bailaba restregándose a mi santa progenitora “vestido” únicamente por esta prenda fetiche –desde que tuve dinero en propiedad le tachaba los ojos a Juancar con un boli bic para que nunca tuviera que presenciar eso-. Luego mi madre decía: 

-Corcholis Pepis, ¿qué haces despierta? esto es un sueño, vuelve a la cama. Espera aquí Vladimir.

Pues desde aquella tengo pánico a las pajaritas. Bueno, y al comunismo.  Y os cuento esto porque se están poniendo muy de moda y sinceramente pienso que deberían quedar relegadas a los payasos o, en su defecto, a Chenoa. La moda mal combinada ha hecho mucho daño a inocentes, y hablando de inocentes, hoy, 28 de diciembre es su día. Pero no inocentes del tipo: “el pobre lleva una cornamenta que no entra por la puerta” o “¡Cómo le ha engañado Agatha Ruiz de la Prada para que compre eso, que parece que un gato se ha comido los retales y los ha vomitado!”. Inocentes de buen corazón a los que humillar con bromas hasta que la vida les haya dado suficientes palos.

Nos vamos a remontar un poco en la historia. Todo empezó cuando Herodes, un rey muy muy muy malo, más malo que “El rey escorpión” –Dios, perdona a Chuck Russell que no sabía lo que hacía- de hace mucho tiempo, quería encontrar al baby Jesús. Como no tenía muy claro quién era, y por el hecho de ser un hombre se negaba en rotundo a preguntar, decidió matar a todos los recién nacidos. Como todos los niños que murieron eran “inocentes” -eh, ahora te sientes como cuando escuchas el título de una película en el medio de la misma, lo sé- se celebran bromas y sacan a Juan y Medio del zulo en el que lo tienen explotado los de Canal Sur para emitir a nivel nacional. Sí, yo tampoco entiendo como de una matanza cruel e injusta hemos pasado a colgar monigotes blancos en la espalda y a gastarle bromas a Ana Obregón, pero this is Spain.

Como yo soy muy española, una mujer pues que le gusta el pescadito frito, el tapete con la flamenca encima de la tele 3D de plasma, las corridas, los toros… pues lo que viene siendo una latina JLo de toda la vida, lo celebro religiosamente cada año. Y si tengo que gastar bromas las gasto.

Mi primer blanco de este año fue Rosalina. Había pensado en pintarle un bigote mientras dormía, pero alguien se me había adelantado pegándole minuciosamente pelos naturales lo que le daba un aspecto tremendamente realista.

Un poco decepcionada me dirigí a hacerle el desayuno a mi padre, que consistió en un par de barritas Kellogs Special K. Sí, no me apetecía cocinar. Se los puse en una bandejita de plata y se lo acompañé de esta inocente nota.

Una vez saciada mi sed de inocentadas en casa, salí a dar un paseo por el parque. Iba con el abrigo desabotonado que movía el viento a mi paso mientras las hojas caían marrones alrededor para poder tener planos bonitos cuando hagan mi peli biográfica. Como dentro de poco iban a ser las rebajas decidí ir a sacar dinero para ir de compras antes y reactivar la economía española a un precio de mercado al alza. De nada. 

Entré en Bankia y me dispuse a esperar mi turno. La gente tenía una expresión muy triste en sus caras. Después me pasaría con gorros de renos, chimeneas y árboles de Navidad para animarles un poco estas fechas. Estaba yo mirando en mi tablet anuncios de colonias para decidir qué chico me iba a pedir para Reyes cuando de repente entraron unos hombres con unas máscaras gritando que todo el mundo al suelo, que esto era un atraco.

Oy, ¡no me lo podía creer! ¡Qué iba a salir en la gala de "Inocente Inocente"! Todo el mundo (ganchos clarísimamente) hicieron caso a los actores que hacían de ladrones, pero yo tenía unos “super skinny pants semi push up” que me limitaban tremendamente los movimientos y no quería salir en la tele haciendo el ridículo, así que me quedé de pie con una sonrisa de oreja a oreja.

-Tú, ¿es que no entiendes cuando te hablo?
Vale, estaba claro que la broma era para mí: me estaban haciendo protagonista y eso que estaba por ahí José Sevilla.
-Sí sí sí. Yo lo entiendo todo- dije mientras le guiñaba el ojo.
-Malamadre, enséñale a esa rubita qué le pasa a las niñas que no obedecen.

Un armario empotrado se dirigió hacia mí y me puso la navaja en el cuello por la espalda. Mierda, seguro que no era plata y yo soy alérgica a las baratijas.
-¿Cuál es mi cámara?-aproveché para preguntarle en bajito.
No obtuve respuesta. El cabecilla se dirigió hacia el encargado del mostrador y le dio una bolsa para que fuera metiendo el dinero. Para mi sorpresa no tenía el símbolo del dólar. Ni siquiera el del euro. Muy poco chic.

Una mujer empezó a gritar:
-¡HE ROTO AGUAS!
Vaya, la típica embarazada que me quería robar el protagonismo. No lo podía permitir, porque si algo me han enseñado las películas de las tardes de A3 es que después del bebé que nace en un atraco está el hombre que se intenta hacer un héroe y muere, y yo contra un muerto no podía competir.
-Aaaaay señora! Usted cierre bien las piernas que eso aguanta, como cuando tienes ganas de ir al baño de la discoteca y hay una cola más larga que la del INEM.

Coches de policía con sus sirenas empezaron a rodear el banco. Sentía que todo era tan real. No tendrán dinero para comprar iPhones en vez de esos obsoletos teléfonos de rueda por donde reciben las donaciones, pero no se puede negar que se curraban la escenografía.
-Queremos un coche y un visado para ir a NY!!
-Suelten a los rehenes.
-Primero nuestras normas!!
-Tranquilos, no hagan ninguna tontería. Ahora vendrá un negociador.


Perfecto, estar esperando al negociador porque seguramente no se habrá aprendido aún su papel. Es lo que tiene trabajar con aficionados: mucha naturalidad pero donde esté la experiencia... Ya me estaba aburriendo tremendamente y Juan Y Medio no daba señales de vida por más que miraba a las puertas. 

Pensé que quizás podría parar la broma un rato y luego que lo montaran en postproducción o algo.
-Oye mira, que me voy aPOR DIOS QUE ALGUIEN HAGA CALLAR A ESE BEBÉ!!! Que me voy a dar una vuelta y a maquillarme un poco en el Sephora maquillaje flash, que actuar me hace sudar mucho.
-Tú no te vas a ninguna parte!
Me intenté desprender de su llave de judo pero me tenía perfectamente enganchada. Cada vez me estaba haciendo menos gracia, y era raro que me pasara lo mismo en directo que cuando lo veo desde mi casa. Fingí que me desmayaba en una caída digna de competir con la mismísima Aramis Fuster. 


Vi como protestaban entre ellos y me echaban hacia un lado cual saco de patatas. Ahora que me creían fuera de combate era mi momento para escaparme de ahí. Repté hacia la puerta pero iba demasiado lenta. Solté lastre de mi bolso de Loewe: la agenda 2012-2013, las 3 cajas de ibuprofenos, mi mascota chihuahua, el Goya a la mejor vestida, mi piedra volcánica recuerdo de cuando fui al Teide, el corrector de ojeras, el corrector del corrector de ojeras…

Pero mientras despejaba mi bolso no me di cuenta de que mi pequeño can Roquefort corría cual alma que lleva el diablo hacia los atracadores. Le mordió al calvito en la rodilla con toda la fuerza que le da Purina Dog Chow, que no es poca, obligándolo a soltar la pistola. Fui corriendo a recogerla para devolvérsela, que estaban los pobres ahí haciendo su trabajo y yo poniéndoselo difícil.
-Ay lo siento, toma toma- se la ofrecí sosteniéndola por la empuñadura
Pero el actor, en vez de cogerla se arrimó a la pared quejándose de su tobillo.
-Pues cógela tú -dije señalando al otro, el cual como un acto reflejo tiró la navaja al suelo y se puso a llorar.
-Eh eh, qué pasa? Tranquilo, que esto luego se corta y queda el programa emitible.
Vi como los extras empezaban a arrimarse a la puerta con intención de irse. Claro, tendrían un contrato basura temporal de esos.
-Quietos todos! -dije yo poniendo orden.- De aquí no se mueve nadie hasta que yo lo diga! Tú, vuelve a tu posición de madre que se protege detrás de un poto y le tapa a su hijo la cara. Y tú, el de detrás del mostrador, coge este pañuelo de tela y sécate la frente cada cinco minutos. ¡¡¿¿Y qué pasa aquí que nadie está empapado en sudor??!!. Sube el termostato!

Ya tenía a todos dominados. Es que en vez de darme un ramo de rosas tenían que darme el dinero de las donaciones a mí.

No entiendo exactamente en qué momento entraron los policías para llevar arrestados a los ladrones, pero por alguna razón quería que los acompañara yo también. En el trayecto no paraban de hablar de “Síndrome de Estocolmo”, probablemente un nuevo programa para la sobremesa. Llegamos a una comisaría (vamos, la que usaban como plató de los Hombres de Paco con unas alteraciones en el decorado!) pero me sorprendió que no estuviese Hugo Silva para cachearme.

Al rato llegó Rosalina, aún no se había quitado su bigote de pega.
-Señorita ¿qué ha hecho? ¡Que la quieren mandar derechita para un locódromo!
-Pues hoy no tengo el cuerpo para ver carreras.
-Su padre sigue enfadado por la chanza de esta mañanita, pero yo la sacaré de aquí.
-Gracias Rosalina, que con la tontería me voy a perder verme por la tele.

Rosalina extendió un papel con muchos números y ceros al señor policía- desde luego no perdía oportunidad para ligar- y al acto ya me sacaron de la sala y salimos raudas y veloces para casa. Y ahora estoy aquí, avisando al populacho para que esta noche no os perdáis la gala y admiréis mi interpretación. Ya me huelo el premio a la mejor actriz revelación. 


Os quiere, 
La Pepis

sábado, 22 de diciembre de 2012

Consultorio Pepis: Sólo hay un Príncipe, el de Lu

Querida Pepis:

Hace unas semanas, salí a bailar con un vestido negro ( y unos tacones divinisimos, como no) que dejaba anonadado a cualquier espécimen del genero masculino. Ahíta de manos largas y mucha depravación, me aleje y por casualidad y sin buscarlo encontré a mi príncipe azul: metro 87, ojos grises, moreno... Tras unas breves pero intensas miradas, me saludó amablemente y me invitó a un "refigerio", y gracias a mis maxipestañas, como no podía ser de otra manera, terminó por besarme y  pedirme el teléfono.

Unos días más tarde, llegó la ansiada cita. Fue perfecta. Tanto que me volvió a llamar y en la segunda cita fuimos a dar un paseo por la playa. Como hacia tanto frío me invito a su casa para "calentarnos". Hay pobre de mi Pepis! Inocentona que soy! Claro que quería "calentamiento". Pero yo, que sigo fielmente tus pasos de la decencia, le rechacé aunque me costó horrores. 

Unos días más tarde me volvió a llamar, pero yo me encontraba enferma, así que le propuse quedar otro día. Y aquí es cuando mi príncipe se convierte en Shrek. A partir de entonces no ha vuelto a mostrar interés en mí, no me llama, y cuando yo le llamo siempre está ocupado y no puede quedar. Por este motivo, te pregunto a ti Pepis, ¿qué debo hacer? Y los más importante... ¿A qué se debe este cambio de actitud?

(PD: Hace dos meses su novia le dejo, y dado que es tan guapo se ha puesto las botas, y yo no quiero ser su siguiente "putita")

Muchas gracias por tu atención cielo

 Elfi

Elfi, Elfi, Elfi

Has vivido lo mismo que le pasó a las zapatillas Victoria: has pasado de moda. Y no te lo tomes a mal, que no es tu culpa y te explico. 

El chico, ávido de carne y emociones nuevas tras su ruptura (que si la novia lo dejó por algo sería) salió de cacería. Tú eras una potra para él, pero le saliste rana, ¿me vas entendiendo? El hecho de no haber degustado tus encantos en la segunda cita le agradó porque su cerebro de macho de las cavernas aplazó mentalmente el fornicio para la siguiente semana. Pero que no se produjera no le hizo ninguna gracia. Y si tan guapo es como tú dices, ahora mismo ya colgarán de su pared las cabezas de algunas zorras. 

Lo siento, mejor que te lo diga yo y no lo descubras por la revista Cuore, que fue como yo me enteré de que Hugo Silva salía con Hiba Abouk. 

A las 6 de la mañana no hay príncipes nena, son todos plebeyos. Además confía sólo en el Príncipe de Lu y en el de Bel Air, el resto es ficción. Por otro lado me emociona pensar que aún quedan mujeres que se podrán casar de blanco y por la Iglesia. 

También te recuerdo que ahora que van a llegar las navidades y los Reyes Magos te portes bien, que lo ven todo, y hagas trapos de ese vestido y esos tacones -que están ahora claramente gafados- y salgas de fiesta en plan sport. Si sigues mis consejos quién sabe si tu regalo no será un chico de caramelo, suave por dentro, macizo por fuera.

No pierdas el tiempo con pichabravas (que Dios me perdone)

Siempre sincera,

La Pepis

lunes, 17 de diciembre de 2012

Las leyes de Murphy femeninas II


Continuamos con las catastróficas desdichas que planean cada día sobre la mujer, ahí dejo estas:

-Nunca hay un afilalápices cuando tu eyeliner no tiene punta.

-En una boda siempre va a haber alguien con tu vestido, aunque seas la novia.

-Los mejores sujetadores son los que se van primero :_(

-Cuando vayas sobrada de tiempo, de repente el espacio se replegará sobre sí mismo y hará que llegues diez minutos tarde.

-Los zapatos te harán daño cuando no te queden tiritas.

-Cuando estés con tus amigas en una terraza y os pongan unas aceitunas te quedarás mirando para ella con unas ganas irresistibles de comértela (y no lo harás para no hundir tu dignidad) hasta que la camarera se la lleve ya que nadie admitió quererla.

-Cuando vayas por un pasillo de instituto y te caigas al suelo armando un revuelo de papeles, el chico macizorro por el que suspiras en todas las clases, pasará por tu lado, se te acercará y como si se parase el tiempo te dirá: Torpe más que torpe!

-El único bolso que te pegue con la ropa tendrá menos capacidad SIEMPRE de la que necesitas.

-El buenorro siempre tiene moquillo cuando a ti no te quedan clínex.

-Nunca tienen helado de “Hoy no me apetece hablar con nadie” en el Häagen Dazs.

-Siempre te dicen de ir a la playa o a la piscina cuando estás más cerca de ser el yeti que una mujer.

-Cuando necesitas buscar algo rápido en el ordenador no se encenderá hasta que instale las 20305943 actualizaciones.

-Cualquier paso del baile de Beyonce “All the single ladys” que hagas será pura coincidencia.

-La ropa siempre encoge después de Navidades.

-Vivirás condenada a esperar los minutos que tardó un chico en contestarte para tardar lo mismo o un poco más.

-En algún momento de tu vida te encontrarás con la prenda demasiado larga para ser una camiseta, pero demasiado corta para ser un vestido.

-En las fotos que mejor sales siempre habrá una amiga pegada a ti que haga imposible recortarse sin que quede muy cantoso. 

-Y la que especialmente me duele: mi móvil siempre borra las llamadas y sms de Jon Kortajarena.
Me queréis,


La Pepis

jueves, 13 de diciembre de 2012

Navidad, dulce Navidad.

Entramos en mi época favorita del año: La Navidad.

Las golfas no tienen otro remedio que ir por la calle bien tapaditas y si veo alguna ligera de ropa tengo en mi mano un rico Caffe Mocca del Starbucks para tirárselo por encima y así ayudarle a entrar en calor.

Todo comienza el 1 de Diciembre. Tras desayunar el número óptimo de Actimeles recomendados por Susana Griso bajo al salón y grito a mi servicio:

-¡La última en acudir a mí se queda sin la paga extra de Navidad!

Me encanta verlas correr por la casa adelante como si de verdad les fuese a dar una paga.

-Bien, ahora que estamos todas reunidas es hora de montar mi Belén viviente que ya estamos en la segunda semana de adviento y Dios no perdona. Y eso va también por los publicistas a los que se les ocurre las campañas de Special K.

Nos dividimos en tres equipos:

-Equipo del árbol: Con Rosalina al mando. Bajarían al sótano a por los ardonos del árbol de Navidad. Por desgracia al abrirlo se les escapó Belén Esteban y ahora me dicen que fue al Deluxe a presentar su nueva cara. A pesar de todo pudieron placar a Jaime Cantizano e impedirle que se largase. Jaime, tú eres mío. Así tampoco dejaba solo al nuevo peluquero de Rosa de España, lo tengo encerrado para que reflexione sobre lo que ha hecho.

-Equipo del Nacimiento: Liderado por mí. Tendríamos que montar mi Belén viviente. Tarea un tanto delicada. 

-Equipo de los villancicos: Encabezado por Pocahontas y Gisela (su C.D. del Lidl no acabó de despegar, no entiendo por qué). Se encargarían de amenizar la tarea de los otros dos grupos cantándoles preciosos villancicos.

Reuní a mi equipo y nos planificamos con unas pautas. La primera de todas sería el casting de los actores. Este año jugábamos con ventaja, de camellos ya teníamos a los contactos de Lindsay Lohan y los familiares de Rosalina harían de pastorcillos, ella siempre tan servicial. Carmen Sevilla nos prestó sin dudarlo a sus ovejitas. Los reyes magos estarían interpretados por los de Ecos del Rocío ya que se suponen que eran Andaluces.





El casting iba viento en popa pero aún seguíamos sin el trío principal. Contacté con el programa de Embarazada a los 16 para ver si tenían a alguna dispuesta a dar a luz la noche del 24 de Diciembre pero se rieron y me colgaron, qué maleducados. Conseguí, por fin, en un hospital convencer a una embarazada de que no dilatase hasta la Navidad, lo que no me quiso firmar era una autorización que me daba permiso para echarla a la calle en nochebuena para que fuese de albergue en albergue buscando cobijo con el fin de inundarnos a todos del espíritu Navideño y lograr así más realismo en el Belén.

La elección de San José era también complicada, pero para ser lo más fidedigna posible, llamé al carpintero de Bricomanía, y así de paso me monta las dichosas estanterías del IKEA.

Estaba en medio de una discusión con la NASA diciéndoles que yo necesitaba un cometa sobre mi Belén cuando Rosalina me interrumpió. 

-Señorita los adornos resién los tenemos pero no hay árbol al que colgarlos. Y sí, resién hemos llamado a Brad Pitt y no vamos a poder usar El Árbol de la Vida.

-¡Maldición!

Mandé al servicio talar un árbol por Madrid adelante, con la suerte de que era el mismito al que estaba encadenada la Baronesa Thyssen. ¡Estupendo, un adorno más!


Sólo me quedaba un ángel para completar mi Belén. Ángel Llacer aceptó pero con la condición de que no se besuquearía con la mitad del Belén.

Tras enterarme de que el Papa aseguró que no había ni mula ni buey en el portal de Belén hicimos una rica barbacoa en casa.

Cuando ya tenía mi salón digno de "¿Quién Vive Ahí?" versión Navideña, salí para afrontar mi segunda misión: Los Reyes Magos iban a estar en mi centro comercial favorito y no me los podía perder por nada del mundo. Rosalina me dijo que había que esperar turno en la inmensa cola para poder ser atendido por sus majestades, pero yo que llevaba la colonia 212 de Carolina Herrera supe que tenía pase VIP. Me adelanté hasta el principio y suspiré con alivio al ver el sitio de Baltasar ocupado. Me senté en el regazo de Gaspar que es el que siento que conecta más con mi filosofía de vida por usar Just For Men. Sin embargo me llamó la atención la niña de mi lado que decía a su Rey Mago:

-Querido Baltasar, me ha gustado mucho la pelota que me regalasteis el año pasado. Este año sé que mis papis lo están pasando mal así que no os pediré un regalo, os pediré un trabajo para ellos.

-JAJAJAJAJAJA Una pelota dice!! JAJAJAJA VAYA TE HAS DEBIDO DE PORTAR FATAL!!!! JAJAJA A mí me regalaron todo el catálogo del Corte Inglés así que eso quiere decir que soy un modelo a seguir, vamos que me he portado estupendamente!

La niña salió de la habitación con lágrimas en los ojos, mi consejo sin duda le había emocionado.

-A lo que íbamos- dije volviéndome a Gaspar.- Ya os he mandado por correo la lista de detallitos que me harían feliz, recordad, el delfín lo quiero de color rosa. Pero por favor, camellos no que lo manchan todo. Mandádmelo por MRW que funciona muy bien.

No me fui del centro comercial hasta antes de que apagasen las luces. Aproveché y pasé por las tiendas para realizar mi deporte favorito, encontrar aquellas prendas de ropa que las muchachitas esconden por la tienda adelante con el fin de que sigan estando para las rebajas. Tarde o temprano se iban a llevar el palo y de ese modo yo renovaba mi armario.

La navidad en el fondo ilusiona, ves las luces por la calle mientras comes ricas castañas. Además te puedes poner capas y capas (sin llegar al punto en el que pareces gorda!). Son fiestas para pasarlas con la familia. Es verdad que mi madre estaba en algún país remoto de África de misiones y mi padre iba y venía de viajes de negocios. Quizás la familia esté sobrevalorada. Con el paso de la vida una se hace su propia familia. Yo tenía a Rosalina a mi lado y no pasaría las Navidades sola, aunque eso significase obligarla a hacer horas extra.

Os quiere,
La Pepis


lunes, 10 de diciembre de 2012

Los Miserables

Se acerca el gran día. Los Miserables estarán pronto en todas las salas, nada más y nada menos que el 25 de Diciembre, como Dios manda. Estoy muy emocionada.


La verdad es que La Pepis nunca ha cantado muy bien, sino que lo hace estupendamente. Es por eso por lo que, la verdad, me sentí muy decepcionada cuando no contaron con mi talento para unirme al  talentoso casting. Pero bueno, se lo perdono.

Uno de los principales motivos para ver la película es Anne Hathaway. A pesar de haberme robado el reino de Genovia no le guardo mucho rencor. Sale muy delgada en la película lo cual es muy chic y cool. Además también sale Lobezno, se ve que había mutantes también en la Francia de Victor Hugo. Aunque, la verdad es que sale muy desmejorado, debería despedir a su asesor de imagen. 


Perdón por poner esa imagen, pero era para que no llegaseis al cine sin haberos concienciado. Os lo compensaré: 

De nada.

Volviendo al tema de Anne. A pesar de haber engañado a los críticos no lo ha conseguido conmigo, yo también pondría esa misma cara de angustia si me cortasen mi preciosa melena. Es más, creo que toda mujer ha puesto esa cara al ver los tijeretazos que la zorra de su peluquera le daba tras haberle dicho que sólo le cortase un poco las puntas. 

 

Lo único que temo al ir a ver la película es no verme reflejada en la historia ya que va de pobretones que sufren de un lado a otro. Tengo pendiente averiguar qué es lo que significa eso de "miserables" esa palabra no existe en el diccionario de los ricos.

Ya me contaréis qué os ha parecido la película.

Me queréis,

La Pepis

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Las leyes de Murphy femeninas I

La mujer, ese gran desconocido, tiene sus propias leyes de Muprhy, como todas sabéis. Aquí os dejo una selección de mi propia y fructífera cosecha:


-Si algo puede salir mal, saldrá mal y no solo eso. A tu amienemiga le saldrá bien y tendrás que fingir que te alegras por ella.

-Si crees que un chico puede ser gay, será gay. Y si no lo crees también lo será.

-La regla siempre viene en los momentos más inoportunos.

-Tu abuela siempre te preguntará por un supuesto novio en las comidas familiares. Y si le dices que no tienes te mirará y te juzgará.

-Aunque salgas con horas de antelación de casa, siempre llegarás a la discoteca cuando hayan cerrado las listas para entrar gratis.

-La sequedad de las toallitas desmaquillantes es proporcional a lo necesitada que estés de sacarte las capas de pintura de la cara.

-Nunca hay la talla de la ropa que quieres. Es más, habrá una talla más pequeña especialmente colocada para hacerte sentir mal. 

-Cuando pierdes peso siempre es en el único lugar que no quieres perderlo: las tetas.

-Los mensajes que envías sin querer siempre son los más comprometidos.

-Cuánto más deseosa de catar varón vas a la discoteca, menos hombres se te acercan; y los que se te acercan vienen directamente de las profundidades de Mordor.

-Aunque digas que no, cuando una amiga te esté maquillando y te quiera corregir una pequeña imperfección mojando un cacho de papel higiénico con su saliva, siempre te dará asquete.

-Cuánto más quieras tener el pelo liso, más humedad habrá en el exterior, y más te parecerás a Nina la de OT.

-Los polvos siempre caen por el lado que no tiene tapa.

-Si estás acatarrada, no tendrás ganas de sonarte los mocos hasta que te acabes de maquillar, dejando un cerco naranja en el clínex.

-A una cita nunca irás sola: un horrible grano, con más personalidad que algunas personas, siempre estará contigo.

-Y mi favorita, no importa lo princesa que seas porque en algún momento se te verán las bragas.


domingo, 2 de diciembre de 2012

Consultorio Pepis: Tuenti


Buenas tardes Pepis!
Ya no sé qué hacer...
Verás, este verano conocí a un chico en la discoteca y al día siguiente quedamos para tomar algo y charlar, nos acabamos liando. Él es de ciudad real y yo de León, así que cuando me iba a ir, él me dio su numero de teléfono y su Tuenti.
Siempre le tengo que saludar yo, nos tiramos un buen rato hablando me dice que me quiere volver a ver y bla bla...
Hace casi un mes que no hablamos, le veo conectado y a mi me da vergüenza hablarle y que piense que soy una pesada...
Quiero que me hable, quiero volver ha hablar con él ¿Qué puedo hacer?
Un Saludo,

XXX

Buenos días desconocida con nombre de película guarrilla,

bórrate Tuenti, es demasiado 2006.

Te quiere,

La Pepis

martes, 27 de noviembre de 2012

Chorradas que pensamos las mujeres.


Espero que no sea yo la amiga simpática del grupo.
¿El chico de anoche era guapo o sería por la luz?
¿Qué habrá querido decirme con ese emoticono?
Espero que Jennifer Aniston encuentre el amor.
Estoy cansada porque he dormido demasiado.
Sé que me falta algo pero saldré de casa igual.
Quizás si me hago la dura se fijará más en mí.
¿Salgo mejor en color o en blanco y negro?
¿Me arreglo el pelo o me hago una coleta?
Espero que no se me corra el maquillaje.
¿Lo que ha puesto en Twitter es por mí?
Bueno al menos esa es más fea que yo.
¿Espero a que me hable o le hablo yo?
Cada día me parezco más a mi madre.
Espero que no me copien el modelito.
Me gustaría tener una fiesta sorpresa.
¿Dónde habrá comprado esa camisa?
Estas gafas me hacen una cara rara.
¿Tengo algo que combine con esto?
Últimamente anochece muy pronto.
Ojalá tuviese tiempo para leer más.
No es mi culpa, es de la cámara.
¿Y si no me gustan mis regalos?
No sé bailar el Gangnam Style.
Si ceno mucho después sueño.
¿Qué cara sonriente le pongo?
Hice bien en traer el paraguas.
Hice mal en traer el paraguas.
No tengo demasiados zapatos.
¿Qué colonia estará usando?
Espero que no suene racista.
¿Voy demasiado escotada?
¿Tendrán leche desnatada?
¿Seguirá pensando en mí?
Debería comer más fruta.
¿Estarán hablado de mí?
¿Cómo me peino hoy?
No sé en qué día vivo.
Me siento hinchada.
Odio ir de compras.
Amo ir de compras.
Debería ir al gym.
No sé si salir hoy.
¿Me gusta Adele?
¿Soy estrecha?
¿Será gay?
La Pepis